Cuentos inventados por nosotros

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cuentos inventados por nosotros

Mensaje  ChalS el Sáb Mayo 03, 2008 2:44 pm

Cualquier cuento o historia se publicará aquí

ChalS
Admin

Masculino
Cantidad de envíos: 630
Edad: 29
Fecha de inscripción: 02/05/2008

Ver perfil de usuario http://unrocealalma.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

la tormenta.

Mensaje  Vicky a secas el Jue Mayo 29, 2008 12:18 pm

LA TORMENTA.

Llevaba días yendo al acantilado, allí sentada se quedaba mirando el faro.
Hubo un tiempo que no iba sola, iba con él, pero eso fue antes del accidente, antes de que aquel pequeño barco no volviese de la mar.
Sucedió una soleada pero fría mañana, tenían que salir a pescar a alta mar, en aquel pequeño pueblo no había muchos medios de ganarse la vida.
Ella y él no se conocieron allí, no fue en otro lugar, en la universidad, él un soñador encerrado en sus libros y ella una estudiante mediocre, no era más guapa que las demás ni más lista, pero el día que la miro desde la última mesa de la cafetería , supo que nada los separaría.
En dos años, aquella relación continuó y cuando los padres de ella se opusieron a que su hija con apenas 23 años se fuera a vivir con un becario, de un pueblucho pesquero del norte, cuyo único talento era escribir poemas; ella supo que no le dejaría.
Aquella mañana, por algún motivo la hizo recordar aquello, miro con seriedad al barco cuando salía del puerto y un escalofrío la recorrió la espalda. Recordó sus últimas palabras antes de embarcar.
- No temas, pase lo que pase, volveré a por ti aunque tenga que arrancarle los brazos a la misma muerte para conseguirlo.
Las noches en que él no estaba, la hermana de él venía a dormir con ella, era alegre y jovial y aunque bastante mayor siempre le ayudo, gracias a ella, su hermano el poeta, como le llamaban en aquel lugar, fue a la universidad, termino su carrera y cuando decidió volver a casa, ella le busco una pequeña casita junto al puerto.
Aunque no era hijo único tenía dos hermanas más, siempre estuvo más unido a ella que a ninguna otra hermana.
Si volvieron no fue por amor al pueblo, fue porque él necesitaba escribir allí, entre brumas y sal, decía concentrarse más.
Era ya pasada la media noche cuando se despertó sobresaltada, algo la había llamado en sueños , algo la había susurrado en el oído, una frase que se la presentaba absurda.
- ve al acantilado, la dijo, ve y espera la tormenta, con ella voy yo.
Estaba aun levantada cuando fueron a buscarla, una tormenta enorme se había desatado aquella noche y no sabían nada del barco, había demasiado viento para ir ahora así que habría que esperar a la mañana.
Pero no hubo suerte, el barco no apareció, ni su tripulación, aquellas aguas y aquel mar bravo era impredecible.
Se les dio oficialmente por muertos, aunque no hubo cuerpos que enterrar. Nadie hubiese sobrevivido en aquellas aguas a aquella tormenta.
Las mujeres se resignaron y algunas incluso se fueron del pueblo, pero ella no, ella había escuchado como la dijo que volvería.
Así fue como tarde tras tarde, lloviese o no durante los tres meses siguientes ella fue al acantilado.
Aquella tarde, salió antes de lo normal, se sentía aliviada, estaba tan nerviosa como si aquello fuese su primera cita.
Llego al mismo lugar de siempre y se quedo de pie, con calma esperando que el faro se encendiera.
Miro al cielo y contemplo como las nubes antes grises ahora eran negras y como los colores de la tarde se cambiaban de un gris claro a un gris oscuro en un pequeño espacio de tiempo.
Vio los relámpagos surcar el cielo ennegrecido alumbrado el agua y la tierra sin compasión y sintió miedo, fue entonces cuando iba a marcharse cuando una extraña figura le llamo la atención poderosamente.
Se trababa de algo que volaba hacia ella, no podía ser una gaviota puesto que esta figura parecía mucho mayor, un pelicano perdido o quizás un alcatraz, pensó, pero aquella figura se aproximaba cada vez mas y era cada vez mayor.
Cuando la vio más de cerca, reconoció a su amado, estaba frente a ella y le extendía los brazos como si quisiera volar con ella.
Extendió los brazos pero no conseguía cogerle las manos y entonces, supo lo que tenía que hacer y sin pensarlo grito, mientras el mar bramaba con fuerza.
- Espera, espera un poco sé lo que pasa, pero puedo arreglarlo.
Sin dudarlo salto, fue un salto impreciso, sin belleza, sin arte, solo un salto al vacío. Tampoco duro mucho, quizás un breve segundo o quizás fueran unos breves minutos de caída.
No hubo grito y si lo hubo la mar lo acallo con su bramar incesante, no hubo sonido alguno al chocar su cuerpo entre las rocas, ni sangre, ni nada más.
Pero la figura salida de los rayos no se marcho, se quedo esperando, esperando, esperando.
Durante un minuto o puede que mas, la figura se giro y fue cuando desde el faro la imagen que vieron fue espectral.
Los dos vigilantes miraban absortos como desde las profundidades del mar una figura hecha de luz salió fuera y mientras los relámpagos iluminaban el cielo y el viento bramaba con tanta fuerza que hundía las voces del sonido; la figura salida del mar se reunió con la figura que la esperaba al pie del acantilado y durante lo que pareció una eternidad pero solo duro un segundo ambas se besaron, se abrazaron y consumidas por la luz de un relámpago desaparecieron , dejando a los dos vigilantes del faro viendo como la tormenta se apoderaba de todo el paisaje…….
Varios días después cuando las condiciones meteorológicas lo permitieron, buscaron a la muchacha por el mar, pero no la encontraron y dudo mucho que la encuentren porque su alma baila junto al alma de él en el filo exacto de una tormenta.

Vicky a secas

Cantidad de envíos: 25
Fecha de inscripción: 28/05/2008

Ver perfil de usuario http://vickyyhervione.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.